Nuevos Articulos :
Home » , » Nacidos para triunfar, ser cabeza y no cola

Nacidos para triunfar, ser cabeza y no cola

Escrito por : Full Adventistas on 29 de octubre de 2008 | 10:55

(Jer. 31.1-6)
Por Pastor Benjamín Rojas
INTRODUCCIÓN:

  • Estar en este lugar es motivo de gran privilegio y con la ayuda de Dios esperamos que este momento se convierta en una bendición para cada uno de nosotros.
  • El texto a través de cual Dios nos hablará en esta mañana se encuentra en el Jeremías 31.1-6 y dice “En aquel tiempo, dice Jehová, yo seré por Dios a todas las familias de Israel, y ellas me serán a mí por pueblo. Así ha dicho Jehová: El pueblo que escapó de la espada halló gracia en el desierto, cuando Israel iba en busca de reposo. Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Aún te edificaré, y serás edificada, oh virgen de Israel; todavía serás adornada con tus panderos, y saldrás en alegres danzas. Aún plantarás viñas en los montes de Samaria; plantarán los que plantan, y disfrutarán de ellas. Porque habrá día en que clamarán los guardas en el monte de Efraín: Levantaos, y subamos a Sion, a Jehová nuestro Dios”.
  • Deseo comenzar la meditación de esta mañana mencionando dos fechas importantes; el 24 de Noviembre del 2002 y el 15 de Mayo de este año.
  • Bueno, creo que es necesario que te anticipe que no debes intentar recordar que paso en esas fechas ya que esas fechas solo son importantes para mí, en la primera nació mi primera hijita y el 15 de mayo de este año nació mi segunda hijita. Al igual que todo padre o madre presente, para mi esas fechas son inolvidables ya que son días en los que pude experimentar gran felicidad.
  • Yo al igual que todo padre digo y diré que ellas son mis hijitas, pero la realidad es que ellas solo están a mi cargo por un tiempo, aunque yo las amó y deseo lo mejor del mundo para ellas, yo solo soy un sustituto, un encargado temporal, un comisionado no imprescindible, porque el verdadero padre de ellas es Dios, él es quien les dio la vida y él es quien vela por el futuro de ellas. “la voluntad de Dios fue que ellas naciesen, y hoy su voluntad con seguridad es que sean prosperas, felices, útiles y ante todo salvas”.
  • Y creo que lo que acabó de mencionar respecto a mis hijas se aplica también para los hijos tuyos, pero sobre todo se aplica para ti mismo.

I. NACIDOS POR DIOS Y PARA TRIUNFAR.
LECCIÓN: Dios es el dueño de la vida, todos nacemos por él y todos con el único objetivo de hacer realidad el sueño que Dios tiene para cada uno de nosotros.
Así como el padre sueña el futuro de sus hijos al verlos nacer, Dios sueña el futuro de cada uno de sus hijos cuando los ve llegar a la existencia en este mundo. Esto se hace claramente visible cuando leemos la palabra de Dios y encontramos claros ejemplos de ello en sus páginas.
A Hijos de Dios.
1. En la antigüedad, además de Adán encontramos una serie de nombres de los cuales la Santa Palabra de Dios dice que eran hijos de Dios, veamos algunos ejemplos.
a) Abraham, no dice la Santa Palabra de Dios las circunstancias especificas en las que él nació, sin embargo una cosa es cierta, que igual que tu y yo, él nació, posiblemente en circunstancias diferentes, pero nació, no porque un hombre y una mujer se juntaron, sino porque Dios el dueño de la vida, permitió que llegase a la existencia.
(1) Hoy en día hay muchas razones por las cuales un ser puede llegar a existir, por ejemplo:
(a) Un hombre y una mujer se aman, se casan planifican y tienen un hermoso bebe.
(b) Otros no se casan, conviven, otros ni conviven, pero traen nuevas vidas al mundo.
(c) Muchos nacen como el resultado de un momento de placer, y muchos otros, de los cuales esperamos no haya alguno aquí, nacen como resultado de un momento de desgracia, y Ud. saben a lo que me refiero.
(2) Déjame decirte sin embargo que sin importar la razón o circunstancias en las que hayas nacido, tú naciste porque Dios, el dueño de la vida, así lo dispuso.
b) Otro ejemplo es Israel, si bien es cierto que sus orígenes también se remontan a Abraham, podemos decir que como pueblo tuvo su inicio al momento de ingresar a las tierras de Egipto.
(1) Israel nació como un grupo de personas, algo diferentes, que salen de una situación muy difícil, quienes son desconocidos al principio, con costumbres raras, en una tierra extraña, pero nacieron como hijos de Dios, no por voluntad humana sino por voluntad Divina.
(2) La IASD nació igual, un grupo pequeño de personas, en tierras extrañas, salidas de un gran problema, algo desconocidas, con costumbres raras, pero al igual que el Israel histórico, la iglesia no nació por voluntad humana sino por voluntad de Dios.
(3) La iglesia en el Perú, esta universidad, esta iglesia y aun tu propia familia, no llegaron a la existencia por tu voluntad o la de otros seres humanos, todo llegó a existir porque así Dios lo dispuso.
2. Bueno como dice la Santa Palabra de Dios todo lo que existe en este mundo llegó a la existencia por voluntad Divina, el sol, la luna, las estrellas, este planeta, tu, tu familia, esta iglesia y aun el pajarito que canta cada mañana en el árbol que tienes cerca de casa.
3. Todo existe y todo nació por voluntad de Dios, absolutamente todo y aunque en algunos casos esto parezca difícil de creer, nunca deberíamos dudar sobre nosotros mismos, es decir, sobre que fue “la voluntad de Dios quien te trajo a ti, a tu familia y a esta iglesia a la existencia y que también es su voluntad que seas prospero, feliz, útil y salvo, que tu familia y está iglesia sean prosperas, felices, útiles y ante todo salvos, es decir, salvó tu, salvos los tuyos, salva esta iglesia, salvo todos nosotros.”.
B Deseos de un padre para su hijo.
1. Es natural que tanto el papá como la mamá deseen lo mejor para sus hijos, es imposible imaginar que Dios que es un padre amante desee algo malo para sus hijos, es decir para ti o para tu familia o para su iglesia o para esta universidad. Ya desde la antigüedad vemos que el deseo de Dios siempre estuvo ligado a la felicidad y la prosperidad de sus hijos, veamos algunos ejemplos.
a) Abraham, dice la Biblia que cuando Dios lo llamó le dijo, te llamó para que seas bendición para muchos y además de ti haré que me salga una gran nación, quienes serán como las estrellas del cielo y como la arena del mar.
b) En el caso de Israel, dice la Santa Biblia que el deseo de Dios para ellos era que sean cabeza y no cola, que sean luz en este mundo, que sean bendecidos en su entrar y en su salir, que sean prosperados en todo cuanto emprendan, que vivan en tierras que fluyan leche y miel, en otras palabras que vivan en abundancia y si seguimos podríamos continuar con una lista muy extensa de los deseos buenos que Dios tiene para su hijo Israel.
2. Y si nuestro Dios es el mismo Dios de Abraham y el mismo Dios de Israel entonces seguramente que él también tiene los mismos deseos para cada uno de nosotros.
a) Para la iglesia mundial y de forma específica para ésta iglesia, Dios desea que seamos luz, cabeza y no cola, que seamos bendición para muchos, y muchas otras cosas mas.
b) Para tu familia Dios desea que sea prosperada en todo cuanto emprendan, que vivan en abundancia, que sean plenamente felices y otras cosas mas.
c) Para ti de forma específica Dios no desea algo diferente, el desea que seas prospero, feliz, útil y ante todo salvo.
C Las primeras grandes alegrías de un padre.
1. Por raro que pueda parecer, pero sin lugar a duda, los padres presentes estarán de acuerdo con migo que uno de los momentos mas felices de nuestras vidas se los vive en los momentos cuando hacemos planes para el futuro respecto a nuestros hijos.
a) Aquel momento cuando papá y mamá piensan en el futuro de sus hijos y planifican el futuro de ellos, y visualizan el futuro de ellos. Es un momento de gran felicidad.
(1) Cuando el bebe todavía no nace, se imagina el momento del nacimiento, se compra su primera ropita y se imagina al bebe usando aquella ropita, echados en la cama papá y mamá sueñan con la llegada de ese bebe, se arregla un cuartito y todos los días el tema de conversación es el bebe que pronto llegará.
(2) Cuando el bebe llega se sueña con el día que dirá sus primeras palabras y el día que dice sus primeras palabras se sueña con el día que dará sus primeros pasos, y luego en su primer día de clases y luego en su bautismo en su graduación, luego en su ingreso a la universidad, en su matrimonio, en que sean felices y creo yo que el papá y la mamá o ambos por su lado nunca dejan de soñar en algo positivo para sus hijos. Y esto de soñar da felicidad a la vida de los padres.
b) Sin embargo si el soñar es motivo de felicidad, la realización de este sueño es motivo de un profundo gozo y gratificación y es ahí que en verdad la alegría del padre se ve completa.
(1) Cuando uno escucha decir a su hijito o hijita, papá, mamá o cuchita en vez de cucharita o cuando uno le ve dar sus primeros pasos o cuando lo vez graduarse o casarse, es entonces que la alegría del padre es completa.
2. Y si el hombre al soñar para sus hijos experimenta alegría, y esta se convierte en gozo profundo cuando sus sueños se hacen realidad, también podemos tener la seguridad de que Dios experimenta lo mismo,
a) Dios se alegra al soñar para ti, para tu familia, para esta iglesia o esta universidad, pero esta alegría se ve completa y se convierte en un gozo profundo cuando sus sueños se van haciendo realidad.
(1) No se cual será el sueño específico que Dios tiene para mi vida pero estoy seguro de que es algo muy bueno.
(2) No se cual será el sueño específico que Dios tiene para tu vida pero espero que tengas la plena seguridad de que es algo muy bueno.
(3) Sin embargo del algo si estoy seguro, que “Es voluntad de Dios, que hayas nacido, y que hoy su voluntad es: que seas prospero, feliz, útil y ante todo salvo”
Sin embargo que tus hijos hagan realidad tus deseos o que tu hagas realidad los sueños o deseos de tus padres o mas importante aun, que todos hagamos realidad el sueño de Dios para nosotros o que lo que un día Dios pensó para esta iglesia o esta institución se haga realidad, no depende solo del sueño o de aquel que sueña.
Todo en esta vida es progresivo y aun los sueños de Dios, para ti, para tu familia, para esta iglesia o institución, no pueden ser hechos por arte de magia de un momento para otro, todo exige un desarrollo progresivo.
II. CRECIENDO POR DIOS Y PARA TRIUNFAR.
LECCIÓN: Desarrollarse sin embargo siempre es motivo de gran alegría, aunque casi siempre para que ésta sea experimentada, debemos primero experimentar cosas que nos producen dolor, como la disciplina, los cambios, las nuevas experiencias y muchas otras cosas mas.
A El desarrollo y la disciplina:
1. Cuando vemos la vida de Abraham, observamos una vida llena de experiencias interesantes,
a) Pero dentro de ellas, las más admiradas son las experiencias de disciplina que tuvo que soportar, experiencias que formaron el carácter de él y lo convirtieron en el Padre de la Fe.
(1) Podemos ver como se le pide dejar la comodidad de su casa para ser un errante en este mundo.
(2) Se le priva de descendencia y cuando consigue tener un hijo, se le pide acabar con la vida de este jovencito.
2. Cuando vemos al pueblo de Israel vemos una serie de cosas
a) Ellos tuvieron que pasar una serie de experiencias con el único objetivo de formarlos y conducirlos para hacer realidad el sueño que Dios tuvo para ellos.
(1) Vemos como durante siglos tuvieron que vivir como esclavos.
(2) Vemos como al huir tuvieron que encontrarse con un mar delante y un ejército dispuesto a liquidarlos detrás de ellos.
(3) Los podemos ver llegando cansados de tanto caminar y encontrar un lago de agua amarga.
(4) Los podemos observar luchando contra enemigos, los podemos observar vagando durante cuarenta años en el desierto sin un rumbo aparente.
(5) Podemos observar gente viviendo en carpitas, golpeadas por la arena, quemadas por el sol, cargando sus cosas de un lugar a otro, niños llorando, madres incomodas, y toda una serie de situaciones indeseables.
b) Posiblemente el Israelita que murió en el desierto ni siquiera supo lo que nosotros hoy sabemos, que el único objetivo por el cual tuvieron que vivir todo eso fue para que puedan estar listos para poseer la tierra prometida, aquella tierra que fluye leche y miel.
3. Y ahora deseo preguntarte, cuando observas tu vida o la de esta iglesia o la vida de tu familia ¿Qué vez?
a) Con seguridad que no todo es un mar de rosas, muchas cosas que nos pasan no son las mas deseadas, experimentamos con dolor muchas veces una serie de vicisitudes, cosas que nos hacen sufrir.
(1) En este mundo hay esposos que pierden a sus esposas o viceversa, padres que entierran a sus hijos, hombres y mujeres que nunca consiguieron formar un hogar, y que en lo mas intimo de su ser desearían tener alguien con quien compartir su vida.
(2) También hay personas que sufren al tener bajo su responsabilidad a un ser querido enfermo o en una situación tal que no le permite a él o ella realizar lo que siempre deseó hacer.
(3) También hay gente en este mundo que sufre injusticias, malos tratos, abusos, y una serie de desgracias.
(4) Hay gente que es lastimada físicamente de forma intencional o gente que por desgracia tuvo que perder la salud en un accidente o por causa de un conductor imprudente.
b) Yo no se cual o cuales sean las experiencias mas dolorosas en tu vida, aquellas que te gustaría saber porque tuvieron que pasar.
4. Nadie en este mundo podrá sacar de tu mente eso que te produce dolor, es probable que al igual que el israelita que descansó en el desierto o al igual que el patriarca Abraham tú y yo tengamos que descansar con aquellos recuerdos en nuestras mentes.
5. Pero hoy te quiero invitar a que sin importar la experiencia triste que hayas tenido que vivir, veas mas allá del momento o la experiencia que produce dolor.
6. Si eres fiel a tu Creador y a pesar de ello sufres, te invito a que en medio de tu dolor veas la mano de Dios, de aquel que te trajo a este mundo, de aquel que te amó desde el día en que naciste, te invitó a recordar que él te trajo a este mundo no para hacerte sufrir sino para verte prosperar, para que seas plenamente feliz.
7. Pero te invito a recordar que para hacer realidad ese deseo de Dios muchas veces tenemos que pasar por experiencias dolorosas, experiencias incomprensibles para nosotros hoy, pero que aunque nunca ocurrieron por voluntad de Dios, él las usará para completar el sueño que un día tuvo para ti cuando te trajo a este mundo.
8. Confía en Dios, cree en él, si eres un buen hijo de Dios y a pesar de ello sufres, confía en que sea lo que sea que te cause dolor o te haya causado dolor y no tenga explicación alguna para ti, él, tu Dios, aquel que siempre te amo, él, usará eso para tu bien
B El desarrollo y los cambios.
1. Cuando continuamos analizamos la vida del pueblo Israel encontramos en su experiencia grandes cambios, cambios que afectaron para siempre su existencia, pero que dirigidos por Dios siempre fueron para bien.
a) Primero encontramos un grupo de personas felices viviendo en Egipto, luego de un momento a otro encontramos a este pueblo viviendo en el mismo lugar pero en posición de esclavos, luego de un tiempo en el que se acostumbraron a esa vida, su situación cambia de un momento a otro, de esclavos a perseguidos o prófugos, luego de prófugos a peregrinos, luego a conquistadores a potencia militar y así sucesivamente, Ud. pueden continuar con esta lista.
b) Lo mas interesante de esto es que hoy nosotros sabemos que casi todo esto que experimentaron, no fue por voluntad de Dios, pero también hoy sabemos que él, Dios, se valió de esos cambios para guiarlos a ser cabeza y no cola, para llevarlos a las tierras donde fluye la leche y la miel, es decir, todo lo uso para que ellos cumplan el sueño que Dios tuvo para sus vidas.
2. No se si al analizar tu vida encuentres cambios drásticos en ella, los cambios no siempre son buenos, muchas veces los cambios aparentemente perjudican o son malos, pero recuerda, Dios te ama, tu naciste porque él así lo deseo y él también guiará o usará los cambios que tengas que vivir en tu vida, para tu bien, él te cuida y recuerda que si estás en sus manos él siempre hará lo mejor para ti.
a) Un soltero puede convertirse en casado, un niño en un joven, un estudiante en un profesor, un desempleado en un trabajador, una novia en una esposa y esto puedo continuar.
b) Pero también un casado puede convertirse en un viudo, un niño en un cadáver, un estudiante en un joven frustrado que nunca acabe sus estudios, un trabajador en un desempleado, una novia en una dama que quedará sola para siempre, y esto también puede continuar.
c) Pero recuerda que Dios quien te hizo nacer, él desea lo mejor para ti, posiblemente no lo entiendas, posiblemente sufras al pasar por estos cambios, pero confía en él, cree en él.
d) Si tu eres un buen hijo de Dios y a pesar de ello sufres confía en tu creador, tu padre celestial aquel quien te hizo nacer, él te dará alegría, felicidad, prosperidad, te ayudará a desarrollarte, solo deja que él obre y que el tiempo pase.
C El desarrollo y las nuevas experiencias.
1. Recuerda que todo cambió trae una nueva experiencia, y que toda nueva experiencia sea buena o sea mala, es útil y será usada por Dios, para tu bien.
2. Sin nuevas experiencias no puede haber desarrollo, por lo tanto debemos agradecer a Dios por cada nueva experiencia que tengamos que vivir, ya que ellas ya sean buenas o malas nos ayudan a desarrollarnos en este mundo.
Desarrollarse, como ya dijimos, no siempre es agradable, muchas veces encontrarnos en el camino para cumplir el deseo o el sueño de aquel que nos trajo a la existencia en este mundo, significa experimentar dolor y tristeza.
Abraham, David, Pablo, Juan, Elena G. de White, y muchos otros no fueron lo que fueron al siguiente día de haber nacido, el desarrollo requiere tiempo y durante ese tiempo muchas veces tenemos que vivir experiencias dolorosas, tenemos que cambiar de una situación o posición a otra, pero con seguridad que pase lo que pase si hemos sido fieles a él, eso contribuirá para nuestro bien, para que el sueño de Dios se haga realidad en nuestras vidas.
Recuerda que tu no estas aquí por pura casualidad, tu naciste por voluntad de Dios, tu existes porque Dios así lo quiso, y cuando él te trajo a este mundo, como cualquier padre, soñó hermosas cosas para ti, así como tu sueñas para tus hijos, él soñó para ti, él planificó un futuro de alegría y felicidad, un futuro de prosperidad, un hermoso vivir en este mundo y lo mas importante de todo es que él planificó y soñó con llevarte a vivir con él para siempre en el cielo.
Es probable que mientras caminas en dirección para cumplir ese sueño de Dios pases por experiencias muy desagradables, pero no dudes, la voluntad de Dios fue que nacieses, y hoy su voluntad es que seas prospero, feliz, útil y ante todo salvo.

III. PROBLEMAS QUE NO PERMITEN UN DESARROLLO PLENO.
LECCIÓN: Sin embargo el desarrollo puede ser truncado, puede ser hasta revertido, existen actitudes, comportamientos y circunstancias que llevan a alguien en desarrollo a paralizar su desarrollo o ha revertir su desarrollo y llegar a una situación de desgracia.
Al analizar la experiencia de aquel pueblo que escapo de la espada en el desierto, encontramos lecciones valiosísimas.
En primer lugar vemos a un pueblo que nació por voluntad divina, luego lo vemos crecer y desarrollarse y como dice el texto que hemos leído, todo, gracias a la misericordia de Dios.
Dios soñó con sus primeros pasos y se alegró al verlos entrar en las tierras de Egipto, soñó con que sean una multitud y se regocijó al verlos salir de Egipto, soñó con que sean luz y se regocijó al ver a al reina de Saba viajando para descubrir el secreto de la prosperidad del pueblo de Dios.
Pero ciertas actitudes hicieron con que ese pueblo acabe en desgracia, siendo prisioneros de otros pueblos, perdiendo territorio cada día, perdiendo poder, perdiendo autoridad, perdiendo todo lo que un día tuvieron, es decir no solo paralizaron su desarrollo sino que fueron en camino contrario, fueron camino a la desgracia.
Nuestra historia o la historia de nuestros hijos muchas veces es la misma, nuestros padres se ponen felices por cada logro por cada sueño realizado en nuestra vida, nosotros nos ponemos felices al ver el desarrollo de nuestro hijos y al ver como nuestros sueños para ellos se van haciendo realidad.
Dios también se pone feliz al ver como poco a poco hacemos realidad sus planes y sueños para nuestra vida, pero la gran tragedia de muchos es que nosotros no cumplimos el sueño de nuestros padres y en vez de darles alegrías les damos tristezas, o que nuestros hijos no cumplen nuestros sueños y cuando los vemos en desgracia solo nos queda sufrir, llorar y orar por ellos. Ni que decir de Dios, él, quien es el que te dio vida a ti, a tu familia y a todo cuanto vez, él, al ver que sus sueños no se están haciendo realidad sufre y llora por ti, mucho mas de lo que tu sufres por un hijo.
Por tal motivo saber que llevó al pueblo de Dios a una situación de desgracia, es importante para nosotros, pues nos puede ayudar a vernos libres de caer en desgracia. Nosotros que al igual que ellos nacimos para triunfar, al evitar hacer aquellas cosas que ellos hicieron podemos hacer realidad el sueño que Dios tuvo para nuestra vida y como resultado hacer que nuestros padres terrenales y nuestro padre celestial experimenten un profundo y verdadero gozo.
A La independencia:
1. Dice la palabra de Dios que Israel se cansó de que sea Dios quien elija a sus lideres, ellos comenzaron a elegir a sus propios líderes, pero eso solo fue una muestra de un sentimiento mas profundo, ellos deseaban independizarse de la soberanía de Dios, no aceptaban la voz de Dios, se sentían prisioneros de él y desearon verse libres aun de su mismo creador.
2. No se cual sea tu experiencia pero si eres padre entiendes lo que significa cuando un hijo busca su independencia, él o ella no desean que nadie gobierne en su vida, pero ese el caso mas crítico.
a) El caso mas común es aquél mas razonable, donde el hijo adquiere mayoría de edad y entonces ya toma sus propias decisiones, eso nosotros los padres lo aceptamos, la sociedad lo acepta, es algo comúnmente practicado, pero en el caso del hombre y Dios o de la iglesia y Dios o de Tu familia y Dios, donde Dios es el padre y tu o la iglesia o tu familia es el hijo, eso es inaceptable, nunca llegaras a ser lo suficientemente mayor para tomar tus propias decisiones delante de Dios, esto puede parecer algo duro pero es verdad, esta iglesia o tu familia o esta institución nunca serán lo suficientemente maduras como para tomar sus propias decisiones, Dios dice: Yo soy papá y solo yo debo tomar las decisiones.
3. Cuando comenzamos a tomar nuestras propias decisiones y comenzamos a convertirnos en dueños de nuestras propias vidas, es cuando comenzamos a dirigirnos lejos del sueño de Dios y más cerca de la desgracia,
a) Cuando una persona sin preguntar a Dios lo que debe comer o no, elije por si misma lo que comerá, está camino a la destrucción.
b) Cuando una persona se casa con alguien sin preguntar a Dios si debe hacerlo o no, entonces está en peligro de ser infeliz para siempre.
c) Cuando alguien viste, habla, piensa o hace cualquier cosa por muy mínima que sea sin consultar con Dios si debe hacerlo o no, corre un gran peligro.
d) Si hacemos esto estamos destruyendo el sueño de Dios, siendo motivo de tristeza para Dios, siendo motivo de tristeza para nuestros progenitores o seres queridos y por último siendo a un para nosotros mismos motivo de insatisfacción y desilusión.
B La posición:
1. Muchos de los líderes del pueblo de Dios, tuvieron que enfrentar un gran problema, pensaron que estaban ahí porque Dios los había elegido pero que eso ocurrió porque se lo merecían, un claro ejemplo de ello es Saúl, el pensar así los hizo actuar de forma inadecuada, se olvidaron que era Dios quien los había llevado a esa posición y que si se mantenían allí solo era por su misericordia.
2. Otra de las cosas interesantes que observamos en el pueblo de Dios, es que ellos en verdad eran consientes de que eran el pueblo de Dios, pero esto les llevó al extremo de pensar que eran superiores a los demás.
3. Cuando nos olvidamos que la posición nos la da Dios y no somos dueños o dueñas de ella, la usamos mal y por consiguiente, primero nos dirigimos hacia la desgracia, segundo colocamos el corazón de Dios triste, ya que nunca mientras estemos en esa situación podremos hacer realidad el plan que Dios tiene para nuestra vida, que como ya dijimos es mas bueno de lo que uno se imagina.
C La división:
1. Al estudiar a aquel pueblo que escapo de la espada en el desierto, nos damos cuenta que uno de los mas serios problemas que enfrentó fue el divisionismo.
a) Todo comenzó con la muerte de Salomón y la aspiración de dos de sus hijos para ser reyes, el pueblo dividido quedo débil y el enemigo aprovechó esas circunstancias para llevar a este pueblo que había nacido para triunfar a la más grande de las desgracias.
2. Cuando cada quien tira por su lado y nadie se pone de acuerdo entonces la desgracia como que esta tocando a la puerta.
a) Cuando no existe un frente unido en el hogar o cuando los hijos tiran por un lado y los padres por otro, o cuando en la iglesia existen grupos divididos, entonces estamos rumbo a la desgracia y la ruina.
b) A quien hizo que existas tu, al verte en esa situación solo le queda llorar, porque sabe él que sus sueños o sus planes y deseos para ti nunca se harán realidad, es decir en una pareja desunida, en una familia dividida, en una iglesia dividida, o en una persona que tiene el alma dividida, Dios se ve limitado para obrar.
D El formalismo:
1. El pueblo de Dios no solo tenía problemas por su lucha de independencia o por la forma como trataban a los demás o por el divisionismo en que vivían, lo peor de todo era su formalismo.
a) Sabían lo que debían hacer y simplemente lo hacían, como si eso sería suficiente.
b) Estaban más preocupados en cumplir las normas que en mantener relación con el señor de las normas.
c) Las normas y las leyes eran su prioridad, lo que mas les interesaba era que todos los conozcan por la cantidad de leyes que cumplían de forma estricta.
d) Tenían toda la forma de un hijo de Dios pero no habían nacido de Dios.
(1) Me explico, ellos parecían ser hijos de Dios, tenían todo lo que un hijo de Dios tiene, pero en realidad no eran hijos de Dios, parecían pero no eran. Hasta tenían el apellido y ante los ojos de la gente así parecían pero no lo eran.
(2) Lo peor de todo es que ellos mismo no eran consientes de su realidad, pensaban y creían que ya eran hijos de Dios por haber nacido en Israel y por hacer todo lo que los israelitas hacían.
2. Nosotros hoy en día también podemos truncar nuestro desarrollo y dejar a medias o por ultimo caer en desgracia por esta misma razón, el formalismo, ser adventista y vivir como adventista ante los ojos de la gente es fácil, tener la forma de un adventista es sencillo, pero no es suficiente.
a) Ser hijo de Dios es más que bautizarse y devolver el diezmo o guardar el sábado estrictamente, es más que eso.
b) Ser hijo de Dios significa nacer de nuevo y vivir en comunión permanente con Dios, significa morir cada día al pecado y nacer cada día de Dios y para Dios.
c) Déjenme decirles que igual que antes, hoy, nuestra preocupación por las formas, por lo que la gente ve, hace que no demos importancia a lo que es realmente importante, lo que nadie ve, lo que pasa en nuestra mente y nuestro corazón.
Antes el pueblo de Dios truncó su desarrolló debido a su deseo de independencia, también por el mal uso de su posición o por falta de una comprensión correcta respecto a su posición, también por el divisionismo en que vivían, y por ultimo debido a su formalismo.
Hoy espero algunos y no la gran mayoría de nosotros, sufrimos y vivimos en este mundo sobreviviendo, poniendo a Dios triste, poniendo a nuestros seres queridos tristes o por ultimo sintiéndonos nosotros mismos insatisfechos y no realizados, por las mismas razones ya mencionadas.
Dios te ama, ama tu familia, ama a su iglesia, ama a esta institución, y el día que por voluntad divina naciste tu o el día que por voluntad divina nació tu familia o el día que por voluntad divina nació esta iglesia o esta institución, Dios soñó, y soñó lo mejor. Los sueños de aquel que produjo tu existencia y la existencia de todo cuanto vemos superan a tus planes, proyectos o deseos.
Nosotros sin embargo creemos que esto o aquello es el resultado de nuestro esfuerzo o talento, que esto o aquello es el resultado de nuestro trabajo o gestión, muchas veces hasta llegamos a pensar que nosotros podríamos hacer mejor las cosas si estaríamos en la posición de otro.
Que grande error el nuestro, después de todo, todo lo que podemos hacer o todos nuestros mejores deseos nunca podrán hacer de nosotros de nuestra familia, de nuestra iglesia o de esta institución lo que Dios desea, la única forma de lograr eso es dejando que sea Dios quien haga las cosas y no nosotros. Que sea él el director de la obra y nosotros simples obreros dispuestos a obedecer al director.
No se yo cual será la situación en la que te encuentres hoy, no se si al evaluar tu vida sientes que estas camino a la desgracia o al triunfo, yo no sé y posiblemente ni tu seas conciente de tu situación real, él único que sabe si su sueño se está haciendo realidad en ti es Dios, aquel que te trajo a la existencia, sabe si tu, tu familia, la iglesia y porque no decir la universidad están realizando el sueño que el tuvo el día que permitió que existiéramos cada uno de nosotros.
Pero hoy deseo invitarte a reflexionar en lo que dijimos al inició del mensaje, “la voluntad de Dios fue que nacieses, y hoy su voluntad es que seas prospero, feliz, útil y ante todo salvo” y si en algún rincón de tu mente llega la idea de que un día estuviste en camino para cumplir ese sueño pero que por alguna razón, posiblemente algunas de las mencionadas, detuviste tu caminar o volviste para atrás y te encuentras estancado, o en camino a la desgracia o tal vez ya no solo estas en camino sino que ya llegaste a ella.
Deseo invitarte a reflexionar en el texto que leímos en esta mañana donde nos dice Dios, nuestro papá, “con eterno amor te he amado por tanto te prolongo mi misericordia”, Dios nuestro padre porque nos ama nos da una nueva oportunidad, no importa lo que hayamos perdido, no importa la situación en la que nos encontremos, no importa cuan alejados de cumplir el sueño de Dios nos encontremos, él dice siempre te amé, cuando naciste te amé, cuando crecías te amé, cuando estabas en el desierto de este mundo enfrentando problemas que como espadas estaban a punto de quitarte la vida, situaciones que yo permití y usé para ayudarte a cumplir mi sueño, allí también te amé, cuando me decepcionaste y perdiste el rumbo y no dejabas que te guíe, te seguí amando y hoy sin importar la situación en la que te encuentres te sigo amando. Porque eres mi hijo con eterno amor te he amado y porque eres mi hijo es que te sigo dando una nueva oportunidad.
IV. PROMESA DIVINA SOBRE EL DESARROLLO Y RESTAURACION PLENA.
LECCIÓN: Dios es un padre que está siempre dispuesto a darnos una nueva oportunidad para recuperar aun lo que aparentemente es imposible de recuperar, solo depende de nuestra respuesta a su oferta y condición.
A. Promesa para recuperar lo material.
1. Dice el texto que hemos leído, “Aún plantarán viñas y los que plantan, disfrutarán de ellas”.
a) El plantar y cosechar era una de las actividades más importantes para la subsistencia del hombre en los tiempos de Israel.
b) Lo que Dios nos está prometiendo aquí es la devolución de aquello que fue nuestra fuente de recursos e ingresos para nuestra manutención.
(1) No se pero posiblemente aquí haya alguien que hace un tiempo perdió su trabajo, o posiblemente haya alguien que Dios soñó que sea un millonario pero hoy no lo es y vive mediocremente, o posiblemente aquí haya alguien para quien Dios soñó que sea un gran empresario, pero que hoy es un pequeño o mediano empresario.
2. Yo no sé y como ya te dije, posiblemente ni tu sepas lo que Dios pensó para ti, posiblemente estés pensando esto debe ser lo que Dios quiso para mi, pero déjame decirte que con seguridad Dios soñó mejores y mas grandes cosas para ti.
B. Promesa para recuperar la familia.
1. El texto que hemos leído también dice plantarán en los montes de Samaria”
a) Samaria se convirtió en la capital del grupo de israelitas que se habían dividido y que se habían ido a vivir en el norte.
b) Lo mas interesante es que Samaria unos siglos antes había sido parte de la familia de Israel ahora mientras se escribía este texto de la palabra de Dios ya no existía mas, había sido invadida por el enemigo hace un par de siglos atrás y fue totalmente destruida.
c) Samaria desde el punto de vista humano nunca mas podría ser parte de la familia de Israel, pero para Dios no hay nada imposible, él siempre está dispuesto ha hacer realidad el sueño que tuvo para sus hijos cuando los trajo a este mundo. Aunque esto signifique hacer un milagro, es decir un acto sobrenatural.
2. No se yo pero es probable que este presente aquí alguien que por alguna razón tuvo que separarse de algún ser querido, esposo, esposa, hijo, hija, padre, madre, hermano o hermana o algun otro, y sufre porque siente que es imposible recuperar el cariño y a esa persona que ha perdido.
3. Dios tu padre te promete, te daré nuevamente a Samaria, te daré la unidad familiar, te daré nuevamente la familia que siempre soñaste con tener, te daré nuevamente el hijo o hija que has perdido, te daré nuevamente el amor del esposo o la esposa que hace tiempo perdiste.
C. Promesa para recuperar la paz que produce felicidad.
1. También en el texto que hemos leído Dios nos dice “todavía serás adornada con tus panderos, y saldrás en alegres danzas”
2. La alegría y la felicidad es algo que muchos necesitamos recuperar, nuestras vidas están muchas veces llenas de tristezas, cargos de conciencia, nos echamos a la cama y ni podemos dormir, aparentamos felicidad pero por dentro sufrimos y lloramos.
3. Dios nuestro padre, aquel que nos trajo a este mundo, él, quien soñó con que seamos plenamente felices, está dispuesto a hacer que eso sea una realidad hoy por nosotros.
a) No importa cual sea el cargo de conciencia, el problema o la triste experiencia que tuviste que vivir, tu Dios, tu creador y padre esta dispuesto a devolver la paz, la sonrisa, la felicidad y el autentico gozo a tu vida.
D. Promesa para recuperar la vida eterna.
1. También leemos en nuestro texto “vengan suban a Sion al Señor nuestro Dios”, esa es la invitación final para todos.
2. La Sión celestial esta a nuestro alcance, si la perdimos por causa del pecado o porque olvidamos la razón por la cual Dios nos llamó a existir en este mundo y en su iglesia, hoy podemos escuchar la voz de Dios diciendo, levántate y sube a Sión”.
3. Nos dice levántate:
a) Esto implica una acción, moverse, trasladarse de una situación a otra, Dios desea que hagas algo, él te pide que hagas un pequeño pero al mismo tiempo un gran movimiento.
b) Un movimiento que no solo te dará la oportunidad de entrar en el cielo, sino que te da la oportunidad de recibir todas las otras promesas que hemos leído en la palabra de Dios.
c) Este pequeño gran movimiento que Dios nos pide que hagamos se encuentra en el 1er versículo de nuestro texto, ahí leemos lo siguiente, “En aquel tiempo, dice Jehová, yo seré por Dios a todas las familias de Israel, y ellas me serán a mí por pueblo”
(1) Como que Dios está pidiendo que se le de el lugar que le corresponde en nuestra vida, y que nosotros nos pongamos en el lugar que nos corresponde.
(2) El dice Déjame ser tu Dios y Se mi pueblo, esta diciéndonos, “deja que yo sea papá y tu se un hijo obediente”
(3) Lo único que te pide es que le des el lugar que por derecho le corresponde en tu vida, el lugar de papá, pero recuerda que tú como hijo, nunca estarás lo suficientemente grandecito para opinar, argumentar o desechar un consejo de aquel papá celestial.

Recuerda “la voluntad de Dios fue que nacieses, y hoy su voluntad es que seas prospero, feliz, útil y ante todo salvo”, pero si hoy al verte observas que hay muchas cosas que perdiste y que estas lejos de cumplir el sueño que Dios tu padre tuvo para ti, no necesitas desesperarte pues Dios te ama y te ama tanto que está dispuesto a hacer realidad ese sueño que él tuvo para ti el día de tu nacimiento, aunque para ello sea necesario que él obre un milagro.
Lo único que Dios pide de ti para que ese milagro ocurra es que le des el lugar que por derecho ya le corresponda y que tu te coloques en la posición que a ti te corresponde. Él debe ser papá y tú debes ser hijo para siempre.
CONCLUSIÓN:
Hoy hemos recordado que todo lo que hay y todos nosotros sin importar las circunstancias en las que nacimos, llegamos a nacer por voluntad de Dios.
Hemos recordado que mientras nacíamos y aun antes de ello, Dios nuestro padre planificó y soñó, algo mucho mas bueno de lo que nosotros podemos imaginar para cada uno de nosotros.
Hoy también hemos recordado que ningún sueño se hace realidad de un día para otro, que aun el sueño de Dios para nosotros exige tiempo, aprendizaje, desarrollo y que este desarrollo en la gran mayoría de los casos produce dolor.
También recordamos que debido a comportamientos diversos del hombre pecador, en muchos casos el sueño de Dios para nuestra vida no se hace realidad y que como consecuencia acabamos viviendo una vida triste, no realizada, viviendo vidas vacías y sin sentido y lo peor de todo es que aun podemos acabar perdiendo la salvación.
Sin embargo también vimos en la santa palabra de Dios, que él promete, sin importar cuantos años tengamos o en que circunstancias nos encontremos, él promete hacer ese sueño original una realidad en nuestras vidas hoy, nada esta perdido, él puede y solo necesitamos confiar en él, creer que el puede, él solo quiere que tu le des el lugar de papá que le corresponde y que te pongas en el lugar de hijo que es el que nos corresponde.
Recuerda “la voluntad de Dios fue que nacieses, y hoy su voluntad es que seas prospero, feliz, útil y ante todo salvo” Dios tu padre siempre te amo y hoy también te ama y si hoy deseas decirle al Señor “en verdad deseo que seas un papá para mi” te voy a invitar a que levantes tu mano, pero si además deseas prometerle que comenzarás a comportarte como un hijo sumiso y obediente entonces te invitaré a ponerte en pie.

Comparte Articulo :

Publicar un comentario en la entrada

Algo que aportar, alguna impresion te causo este tema, cuentanos.

 
Design Template by panjz-online | Support by creating website | Powered by Blogger
¡Te gusta, Compartenos!!